Lavarse las manos: el hábito que no podemos olvidar en desconfinamiento

el

En el Día Mundial del Lavado de Manos, organizaciones internacionales buscan fomentar la higiene y resaltar la importancia de un lavado frecuente, especialmente en un mundo post Covid.
Desde el 2008 que la Organización Panamericana de la Salud la Organización Mundial de la Salud, conmemoran cada 15 de octubre el Día Mundial del Lavado de Manos.

Este simple hábito, que es parte de nuestra rutina diaria de higiene, tomó mayor protagonismo este 2020. Desde el inicio de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud recomendó el lavado de manos como una de las formas más efectivas para prevenir el contagio del Coronavirus. Incluso, el organismo señaló que esta medida era mucho más eficaz que el uso de guantes en la población.
Hoy, cuando nos encontramos en diferentes fases de desconfinamiento, el llamado es seguir cuidándonos con medidas preventivas como, mantener la distancia física, evitar aglomeraciones, usar mascarilla y mantener el lavado de manos de manera frecuente.


Sin embargo, son varias las personas que han experimentado irritación en las manos por el lavado frecuente. El doctor Matías Gompertz, Dermátologo de la Universidad Católica, comenta que, “el lavado de manos más frecuente con distintos tipos de jabones ha aumentado significativamente los casos de dermatitis de las manos. Esto se produce porque los jabones alteran la barrera de la piel al retirar el manto lipídico y provocando así
pérdida de agua. En las fases agudas la mano está más seca e irritada, pudiendo llegar a presentar grietas o fisuras que son dolorosas y muy inhabilitantes”


El dermatólogo explica que el uso más recurrente de productos desinfectantes para el hogar y otros, como el alcohol gel, también contribuyen con estas dolencias en la piel.

¿Cómo cuidar las manos y mantener la higiene al mismo tiempo?
Lo más importante es la prevención. Según el experto, es recomendable privilegiar el lavado de manos con agua y jabón y usar alcohol gel sólo cuando salgamos. También se recomienda aplicar crema de manos de manera frecuente, especialmente después del lavado, y usar guantes para labores domésticas que requieran el uso de productos de desinfección.
¿Qué jabón escoger para no dañar las manos?
“Lo más importante es buscar jabones que tengan la menor cantidad de sustancias o ingredientes que puedan irritar la piel, especialmente los preservantes, colorantes y fragancias (olor). Hay productos para todos los presupuestos, dentro de las opciones accesibles que suelo recomendar son los Dove, que viene en formato barra y líquido. Son suficiente para el uso diario porque no se requieren jabones antisépticos o antibacterianos, ya que son más irritantes aún.”
A la hora de escoger un jabón es mejor inclinarse por aquellos que también permitan humectar la piel. “Así, se restablece la barrera protectora que evita que el agua que contiene naturalmente nuestra piel se evapore y mantenga su humedad habitual, disminuyendo el riesgo de dermatitis en las manos”, explica Gompertz. Los jabones Dove, por ejemplo, son
conocidos por contener ¼ de crema humectante. Su consistencia cremosa no reseca la piel, permitiendo la recuperación de los nutrientes, además de brindar una sensación de suavidad.

El correcto lavado de manos De acuerdo a Unicef, es importante que nos podamos lavar las manos de manera frecuente pero con énfasis en momentos claves del día como: antes de preparar alimentos y cocinar, antes y después de comer, después de sonarse la nariz, estornudar o toser; al tomar dinero, tras haber estado en contacto con la basura o haber acariciado una mascota, y después de ir al baño. Y bajo el contexto actual, es conveniente recurrir al lavado de manos después de tocar algún elemento de manipulación frecuente como manillas, pasamanos, carros de
supermercados, botones de ascensores, teléfonos o teclados que pudieron tocar otras personas.
La organización Mundial de la Salud recomienda que el lavado de manos dure entre 40 y 60 segundos. El proceso correcto es: mojarse las manos, aplicar suficiente jabón, frotar las palmas de las manos y el dorso, también entre los dedos. Finalmente, enjuagar y secar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s